Blog-Buentrabajo

Sin categoría

Verdades a medias en la hoja de vida

Compártelo en:

El escritor Daniel Samper dijo hace años que existían cuatro grandes grupos de mentiras “Mentiras, grandes patrañas, estadísticas y hojas de vida” y tiene gran razón en ello, pues a veces colocamos cosas que no son totalmente ciertas en nuestras hojas de vida o que son solo verdades a medias.

El ejemplo más común de este tipo de comportamiento es en aquella parte de la hoja de vida donde se describen las habilidades. Muchas personas aprovechan este espacio para colocar cosas como un alto grado de uso de Office, cuando en realidad conocen las funciones básicos y no están acostumbrados a realizar tablas dinámicas con funciones avanzadas, que es una de las cosas mínimas que se piden a quienes aseguran tener dominio de este abanico de programas. No debemos engrandecer nuestras habilidades pues estamos creando altas expectativas en un empleador que al no lograr cumplirlas nos descalificarán.

Colocar este tipo de mentiras deja al aspirante en una situación incomoda, puesto que al realizar una prueba para comprobar sus habilidades queda demostrado como falso y hace que el empleador dude de la veracidad del resto del curriculum vitae.

Otra mentira que afecta la credibilidad de las personas en búsqueda de trabajo es colocar habilidades en la hoja de vida que no tienen relación con el perfil de empleo que se esta esperando.

Reconocimientos tales como una medalla en un torneo de fútbol regional no tiene especial significado para un empleador que busca a alguien para ocupar una vacante en el área de administración o de contaduría de su compañía. Es entonces que debemos pulir nuestro perfil profesional enfocándonos en los elementos y las experiencias que nos han aportado para tener este tipo de enfoque.

También el ser poco específicos en los detalles de nuestra hoja de vida es un punto negativo que puede generar dudas a los empleadores. Experiencias laborales donde se indican como funciones “trabajos varios” o estudios complementarios sin fecha de terminación ni registro de su culminación, hacen pensar dos veces sobre si esa información es verdadera o si es solo por llenar espacio y mostrar un currículo más nutrido.

En conclusión, debemos recordar que aunque la hoja de vida no sea muy extensa debe ser lo más específica pues su labor es facilitar al empleador compararnos con los demás candidatos, y el hecho de que se genere duda sobre nuestra integridad como trabajador con verdades a medias en nuestro currículo nos descalifica inmediatamente para el puesto que estamos aspirando.

Menú