Blog-Buentrabajo

trabajo en equipo, grupo de trabajo, empleados, tareas
Empleadores

Definiendo el rumbo de nuestro equipo de trabajo

Compártelo en:

Para que un empleado trabaje en línea con las proyecciones que tenemos en la empresa debemos primero determinar los lineamientos de la misma para poder dar las pautas.

Es por ello que cada supervisor con personal a su cargo debe crear sus propias metas, objetivos, tareas y lineamientos que guíen a su equipo de trabajo, pero el problema es cuando no sabemos diferenciar entre estos elementos.

Vamos a partir de lo mas general hacia lo particular, comenzando por las metas, que son planes extensivos y genéricos. El crecimiento de la empresa, el éxito de la compañía, el incremento de las utilidades, todas estas entran dentro de la categoría de las metas pues brindan un punto de llegada pero no implican un camino.

Por su parte los objetivos tienden a ser más específicos en su ejecución y se encuentran dentro del marco de la meta. Al formular los objetivos de nuestra labor podemos indicar cual es la ruta a seguir dentro de la meta.

Recordemos que cuando formulamos una meta esta puede ser una aseveración vaga como “quiero que los estados fiunancieros reflejen buenos resultados”, pero cuando tenemos un objetivo este debe ser tangible y medible “los estados financieros deben demostrar un crecimiento en las métricas de utilidades del 4% o superior.

Por último están las tareas, las cu8ales son los pequeños escalones a atravezar en pos de nuestro objetivo. Estas tareas deben ser formuladas no por una persona sino por el trabajo en conjunto de los expertos en el área que las va a desarrollar o implementar.

Necesitamos la opinión de los que se mueven dentro de un área determinada para poder determinar las tareas, pues de su experiencia delimitaremos el alcance de cada una así como su duración. De esta manera realizaremos un micromanejo planificado de los avances que estamos realizando.

Una vez delimitados todos estos puntos es hora de hablar con nuestros empleados para designar su intervención en las diferentes tareas, según su capacitación para ellas.

Es de esta forma que podremos organizar la dirección del equipo de trabajo, aun si es numeroso, a la vez que encaminamos el rumbo de la empresa hacia planes de largo plazo.

Menú