Blog-Buentrabajo

entrevista de trabajo, iconos, pictograma, hablando, personas
Candidatos

5 actitudes en una entrevista que reducen tus probabilidades

Compártelo en:

Muchas veces no nos damos cuenta que lo que realizamos le está incomodando a nuestro interlocutor, y son esos pequeños detalles los cuales pueden determinar nuestro futuro cuando nos encontramos en una entrevista laboral.

Así lo han hecho saber algunos empleadores, quienes nos han indicado las 5 peores cosas que podríamos hacer en una entrevista laboral, las cuales casi que nulifican sus probabilidades de ser contratados.

El quinto lugar de esta lista la ocupan los condicionamientos, pues iniciar una entrevista laboral poniendo condiciones sin haber conseguido el puesto dejan ver a nuestro empleador que nuestra disposición no es completa.

Otro factor que puede llegar a definir nuestra estadía o no en una empresa es el lenguaje no verbal que utilizamos. Signos de aburrimiento o cansancio mientras hablamos con nuestro interlocutor, o incluso señales de que lo que dice no es interesante para nosotros pueden poner en riesgo nuestros esfuerzos pues indican que no lo reconocemos como una autoridad.

El tercer lugar de las malas actitudes se lo llevan aquellas personas que no tienen un norte en su vida y que no se apasionan por nada. Normalmente esto se denota en la entrevista cuando se le pregunta sobre sus planes futuros o su vida actual a lo que responden con un “no se” que desconcierta al interlocutor.

En segundo lugar quienes hacen trampa en exámenes específicos para el cargo pueden darse por eludidos sobre sus nulas posibilidades de conseguir el empleo, pues normalmente esto se descubre durante la entrevista después de haber analizado los resultados. Así que mientras se hacen los exámenes tener nuestros smartphones en el bolsillo es la estrategiua más honesta y segura.

Por último uno de los mayores factores que influye en nuestra elegibilidad es el hecho de llevar a nuestros padres al proceso. No es bromeando, pues según un estudio de Adecco un 8% de los graduados universitarios llevan a sus padres a sus procesos de selección y un 3% incluso hace que se sienten junto a ellos durante la entrevista.

Esto puede demostrar falta de independencia, y de iniciativa en el empleado, además pone a nuestro futuro empleador en una situación incómoda que muchas veces logra que nos descarten para el puesto con tal de evitar futuras escenas así.

Menú